Avión fantasma

por Adam Gauntlett

La entrega de esta semana está inspirada en la historia del avión espía Kee Bird para Esoterroristas, El rastro de Cthulhu, Agentes de la noche o cualquier otro juego con agentes buscando secretos.

Para aquellos que no quieren la historia completa, la versión corta de Kee Bird dice así: en 1947, un avión espía B-29 Superfortress que realizaba una operación de fotoreconocimiento sobre el Ártico cayó en la tundra cubierta de nieve cerca de Thule, Groenlandia. La tripulación sobrevivió y fue rescatada junto con todo su equipo fotográfico y película. El avión permaneció donde estaba hasta 1994, cuando un intento de rescate financiado con fondos privados casi logró reparar el avión y llevarlo a Thule para una restauración completa. Desafortunadamente, la línea de combustible se rompió, se produjo un incendio y el fuselaje se incendió sin posibilidad de salvación. Lo poco que queda de Kee Bird todavía permanece ahí fuera, casi un recuerdo.l

El Ártico ha sido un destino popular para los aviones de vigilancia desde los comienzos de la Guerra Fría. Incluso hoy en día, el espionaje aéreo es una actividad constante, ya que la frontera rusa está cerca de Alaska, y además están los inabarcables recursos naturales disponibles. El petróleo interesa a todo el mundo. Esta es una de las razones por las que el Ártico está plagado de viejas naves espías y ambos bandos han perdido aviones y personas. Los pilotos rusos carecen del equipo de supervivencia del que disfrutan las tripulaciones estadounidenses; La gente de Kee Bird pudo sobrevivir durante dos semanas en 1947 con la comida y la ropa que llevaban a bordo, pero la tripulación de vuelo rusa sólo llevaba chalecos salvavidas. Si el rescate llega con rapidez está bien, pero dos semanas son dos semanas. Incluso a los rusos les resulta difícil sobrevivir con una dieta de nieve.

Un Tu-22, operativo desde 1962 en varios modelos, lleva una tripulación de tres personas: piloto, artillero y oficial técnico. Tiene dos motores turborreactores y mide aproximadamente 41 metros de largo. Su autonomía máxima es apenas de 5.000 km. Los estadounidenses la llaman Blinder, mientras que para los rusos es Awl, en honor a la herramienta puntiaguda para trabajar el cuero.

Con todo eso en mente:

Camaradas
El multimillonario tecnológico estadounidense convertido en entusiasta de la aviación, Peter Bell, está buscando expertos que le ayuden a rescatar un avión espía soviético de la época de la Guerra Fría. Según su investigación, el Tu-22 se hundió en la tundra ártica en 1968 mientras se encontraba en una misión de espionaje, y ninguna de las partes conoció su ubicación hasta 1974. Se cree que estaba hundido en un lago congelado, pero imágenes de satélite recientes muestran que está en realidad sobre el suelo y en buenas condiciones, dadas las circunstancias. Bell cree que pueden repararla y transportarla, al menos hasta la pista de aterrizaje amiga más cercana donde poder ser atendido correctamente. Bell no cree que haya ningún misterio, pues según tiene entendido, las fuerzas especiales soviéticas la despojaron de su equipo de vigilancia y de sus películas en los años 70. Eso no explica por qué los rusos no destruyeron el avión para asegurarse de que no cayera en manos estadounidenses. Bell descarta esta hipótesis calificándola de mera especulación. Él quiere este pájaro; es el premio máximo, la joya de la corona de su colección.

O los personajes son expertos contratados por Bell o son agentes especiales (Ordo Veritatis, Edom, su agencia esotérica preferida) insertados en el equipo de Bell por razones mejor conocidas por los superiores. La agencia patrocinadora está convencida de que [ inserta aquí tu McGuffin ] está en ese viejo avión y quiere que los agentes lo aseguren antes de que Bell se tope con él.

Sea cierto o no, pronto queda claro que la agencia patrocinadora no es la única que husmea. Académicos anodinos de Harvard y la Sorbona y un ex militar sueco muestran interés, pero si bien los personajes pueden sospechar con razón que ambos son espías, es difícil saber qué agencias representan. ¿Es el sueco un agente ruso o un testaferro de la CIA? ¿El académico recibe instrucciones de Moscú o de la Granja? Cada uno de ellos tiene dinero para gastar y puede recurrir a algunos rastreadores serios si surgiera la necesidad.

Finalmente, los personajes van al lugar del accidente, muy lejos en el páramo helado. Excepto que accidente tal vez sea la palabra equivocada; Este Tu-22 está en tan buenas condiciones que podría haber aterrizado en una pista de aterrizaje. No hay nada que muestre lo que le pasó a la tripulación. No hay ningún equipo de vigilancia, pero lo que sorprende es que no hay indicios de que alguna vez hubo algún equipo de vigilancia. Se trata de una especie de vuelo de carga modificado y el contenedor tiene marcas de peligro biológico soviéticas. ¿Por qué los soviéticos no intentaron recuperarlo, o al menos destruirlo? ¿Por qué los estadounidenses simplemente lo dejaron aquí, cuando saben dónde está desde los 70?

Te planteo varias opciones:

  • Traición a Bell: No se trata de un avión espía de la época de la Guerra Fría. El objetivo siempre fue Bell. La idea es atraerlo a las tierras baldías para que, de regreso a casa, sus intereses comerciales puedan ser explotados en busca de dinero y datos. Sus asociados más cercanos/cónyuge/familiar vago se han vendido a [ Esoterroristas /la Conspiración/alguien igualmente siniestro] y esta situación es un montaje, una falsificación diseñada para dejarlo varado en el fondo del más allá. El llamado avión espía fue dejado aquí hace un año, y hay pistas a bordo del Tu-22 que lo demuestran. Tal vez esas marcas de riesgo biológico no sean estándar, o las piezas datan de la década de 2010, no de la de 1960. Pero la siniestra agencia no se conforma con un despilfarro en el Ártico. El sueco/académico pagó a uno o más miembros del equipo para que sabotearan la campaña, destruyendo equipos de comunicaciones, equipos de supervivencia y usando drogas especiales de control mental para doblegar a Bell a su voluntad. Los personajes deben darse cuenta de esto y largarse antes de que el traidor los deje pudrirse en los páramos del Ártico.
  • Doble falso: Esto no tiene nada que ver con el Ártico. Los personajes ni siquiera están en el Ártico; Se trata de una simulación inteligente, un interrogatorio psicológico. Han sido capturados por [ Esoterroristas /la Conspiración/fuerzas siniestras] pero la información en sus cabezas es demasiado valiosa como para arriesgarse a dañarlos físicamente para obtenerla. Así que sus interrogadores diseñaron el juego mental definitivo: dejar que los personajes piensen que están en el Ártico, mientras las drogas, psi-sanguijuelas y magos se ponen a trabajar para dejarlos limpios. Piense en esto como un interrogatorio emocionante, al estilo de Agentes de la Noche. Cuanto más se acercan los interrogadores a su objetivo, más se sumergen los personajes en la simulación. Sin embargo, si los personajes se resisten, la simulación se desmorona: Bell olvida sus líneas, el avión empieza a parecerse a un objeto de cartón y ¿por qué no hace mucho frío aquí arriba? ¿no estamos en el​ Ártico?
  • La Cosa . Los rusos no saben qué había a bordo de este Tu-22; todos los registros relacionados con el accidente fueron destruidos y cualquiera relacionado con la misión ejecutado en la época de Brezhnev. A Putin realmente le gustaría saberlo y por eso envió al académico / al sueco. Los estadounidenses creen que lo saben, pero nunca pudieron confirmar su hipótesis y todos los registros relacionados con su intento de rescate desaparecieron casi al mismo tiempo que Richard Helms destruyó los informes de MKUltra . En los círculos ocultistas, este viejo Tu-22 es un cuento popular que ya nadie toma en serio, pero ahora Bell ha despertado algunos malos recuerdos. Los poderes fácticos quieren estar tranquilos. El McGuffin se ha perdido para siempre, ¿no? ¿La carga destruida? Las cosas se vuelven más extrañas cuando los personajes encuentran a un superviviente: el oficial técnico Adrik Lebedev, que no tiene absolutamente ningún derecho a estar vivo cuarenta y tantos años después del aterrizaje forzoso y, sin embargo, aparentemente está dormido ante los controles. Está tan sorprendido como cualquiera de encontrarse con vida; Lo último que recuerda es que el piloto, Vadim Orlov, dijo que estaban atravesando fuertes turbulencias. No hablará con los occidentales; es un buen soldado. ¿Pero quién es él realmente? ¿Qué es él?

¡A disfrutar!

_

Esoterroristas, El rastro de Cthulhu, Agentes de la noche y Fear Itself son algunos de los juegos de rol que podrían sacar provecho a esta semilla de aventura. Todas sacan provecho al sistema GUMSHOE en todas sus versiones. Adquiere estos juegos y sus suplementos y aventuras, en formato impreso y PDF en la Tienda de Shadowlands.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
A %d blogueros les gusta esto: