fbpx

202. El mundo de Robotta

Robotta se ubica en un futuro impreciso, lejos en el tiempo como para que la actual humanidad no sea ni un leve recuerdo, pero no tan distante como para que la posición de los continentes haya sufrido variaciones extremas.

En este capítulo se dan a conocer los ingredientes que forman el mundo de Robotta. Se verán con detalle las características de su ambientación, geografía, climatología y demás peculiaridades ecológicas y geopolíticas.

Para comenzar, hay que definir la premisa clave de este manual: en Robotta no se juega con humanos. Al menos, hasta que el grupo de juego lo decida.

Todos los humanos libres y despiertos se han extinguido. Entonces, ¿qué serán los personajes de las jugadoras? Un tipo de robots —robotta— con una avanzada inteligencia emocional que sobreviven en un mundo donde la humanidad forma parte del pasado. Un planeta en el que naciones de robotta coexisten en un entorno hostil, marcado por una reciente y casi apocalíptica Guerra Robotta, que dio comienzo a la era actual. La supervivencia, la exploración, la energía y los recambios tecnológicos representan los ejes del universo de juego.

Esta es una etapa de confusión y libertad en la que nadie posee, en apariencia, respuestas para las preguntas que surgen del ayer. Una era donde caudillos y líderes religiosos se alzan aglutinando fieles, ofrecen orientación a miles de robotta perdidos, erigen naciones y defienden fronteras, ideologías y derechos con pocos siglos de antigüedad.

¿Qué ha pasado con el mundo?

Nadie sabe con certeza que ha pasado, aunque si alguien lo sabe quizá se lo calla para su propio beneficio.

La búsqueda del pasado está en la orden del día de algunas Naciones Robotta dedican sus recursos para encontrar respuestas, quieres reescribir la historia, aunque a otros muchos robotta no les importa lo más mínimo, la transición entre la vieja humanidad y la era robotta es un tremendo misterio. ¿Por qué los humanos se han extinguido?, ¿qué pasó entre ellos?, ¿hasta qué punto su tecnología era superior a la actual ciencia robotta?

Pero hay también muchos problemas del día a día como para indagar en los miles de años que se ocultan en un pasado peligroso de explorar. El mundo se acerca otra vez al abismo de la guerra y la supervivencia es la mayor preocupación del pueblo robotta. La verdad está diluida entre leyendas y suposiciones, encontrar la verdad lo podrá diseñar el grupo de juego durante las partidas.

Lo conocido

Hace 351, al final de la Gran Guerra Robotta, la totalidad de los robotta del planeta tuvieron un colapso sincronizado en sus memorias. Los procesadores del planeta sufrieron una pérdida masiva de datos. Se hizo el silencio y, a partir de ese momento, los registros de datos quedaron en blanco. Las identidades de los robotta se reiniciaron, el sentido de la Gran Guerra se diluyó, las deudas entre naciones, las propias naciones, los odios, la historia, los recuerdos… Todo se perdió.

Ese momento fue llamado el «Primer Despertar» por la posterior nación élder, y supuso el fin de las guerras y el comienzo de una nueva sociedad robotta basada en la cooperación y la supervivencia.

Los robotta del planeta se encontraron en una independencia total, pudiendo ser lo que quisieran. El Primer Despertar devastó todo rastro de las naciones pasadas, sus intereses y sus jerarquías.

Aunque hay quien asegura que no todo el conocimiento se perdió, que existían registros en idiomas fácilmente asimilables documentados en materiales duraderos. Incluso se rumorea sobre zonas donde la influencia del Primer Despertar no llegó jamás, lugares que conservan archivos sobre la Gran Guerra, el pasado robotta o datos sobre la información más valiosa del mercado: los humanos. ¿Qué son los humanos? ¿Quién los diseñó? ¿Por qué duermen? ¿Cómo despertarlos?

Cabe decir que ese Primer Despertar no fue inmediato para todos los robotta. Algunos despertaron al instante, hace 351 años, pero otros tardaron en hacerlo treinta, sesenta o ciento veinte años. Otros aún siguen durmiendo, acaban de despertar o de ser construidos. Por ello, hay robotta considerados ancianos o antiguos mientras otros se tienen por jóvenes o nuevos.

¿Robotta o robot?

Existe una diferencia radical entre estos términos que define la esencia de este mundo. El primero corresponde a seres con autoconciencia y emociones, con deseos, anhelos, amores y odios, con pasiones y objetivos, pero sobre todo con libertad. El segundo término se refiere a sujetos esclavos de su programación, inteligencias incapaces de salir de los parámetros que tienen impuestos, y que por muy bien que puedan simular las emociones, no las poseen.

Daemyr

El origen de la libertad y personalidad robotta no es un avanzado harware, si no que es más un enigmático software. Todo robotta lo lleva consigo, es la fuente de su personalidad, de su conciencia del «yo», y lo emite constantemente. Es tan perfecto que no se puede hackear, solamente por si mismo. Es decir, con su carisma, con su convicción, con mentiras… En conclusión, con habilidades sociales.

Solamente hay algo similar en el planeta a el Daemyr, los virus. Así podemos llamar virus a Daemyr, un extraordinario virus informático.

Este hecho acarrea una importante consecuencia: si los protagonistas encontrasen un lugar aislado con otros artefactos mecánicos susceptibles de ser robotta, en cuanto estos se viesen impregnados del Daemyr emanado por los personajes automáticamente se convertirían en robotta. Experimentarían su Primer Despertar: el nacimiento de su identidad desde cero.

La personalidad de estos nuevos robotta se formaría del carácter de los robotta presentes durante su Primer Despertar,cambiando a medida que tuviesen experiencias por si mismos dicha personalidad se expandiría creando un yo independiente. Ver Cadena de Montaje…

Élementh

Pero Daemyr no es el único software, existe otro imparable virus que se propaga exactamente igual: un programa letal al que los robotta han bautizado como Élementh. Responsable de aniquilar a pueblos enteros, en las últimas cinco decadas se ha propagado ferozmente, un tercio de la totalidad de los robotta ya han sido desconectados de su personalidad.

Los convierte en seres vacíos de personalidad, reprogramables, que pierden su identidad al verse degradada en cuestión de meses, días o incluso horas. Y lo hace sin vuelta atrás, sin la posibilidad de contener a Daemyr nuevamente. Transforma para siempre a los robotta en simples robots.

No se conoce cura, vacuna ni barrera que pueda detenerlo. Por ello, hoy abundan las ciudades que cierran sus puertas a los desconocidos por haberse instaurado en ellas un clima de terror, aislamiento y desconfianza ante el extranjero.

El origen

Los Paramos, al este de la actual Europa fueron las primeras apariciones de Élementh, una zona sin grandes ciudades donde afecto a cientos pueblos dejando multitud de zonas muertas. Hoy aislada del mundo por barreras metálicas impiden salir a los robots que habitan dentro, solamente insensatos se atreven a cruzar esta linde.

Existe la leyenda que Álteron, un humano autoconsciente, criogenizado dentro de un arca creó el virus para acabar con los robotta antes del despertar humano. hay quien afirma habérselo encontrado en el Gran Flujo como una conciencia libre, un programador sin forma ni cuerpo que predica el despertar de los humanos y el fin de la era robotta.

El comportamiento de Élementh es un misterio. Cada robotta explicará que ha visto o conoce a robottas recuperados o tomar decisiones irracionales o incluso que es una voz del Gran Flujo. Lo que se sabe a ciencia cierta es que, tras la muerte de Daemyr, Élementh aún se mantiene activo en el cuerpo del robotta durante una semana más. Luego desaparece, dejando tras de sí un cascarón vacío de recuerdos e identidad.

Pero los virus mutan y se adaptan, los robotta lo saben, y las naciones temen esa posible evolución.

Las arcas

En este mundo se han extinguido los humanos, al menos los despiertos y libres, todavía quedan cientos de miles de cuerpos en estado de criogenización controlada desde hace milenios, dentro de las misteriosas arcas.

Estas son inmensas estructuras de millones de toneladas repartidas a lo largo del planeta. Construcciones colosales dotadas de un nivel muy avanzado de tecnología, donde los cuerpos de los últimos humanos se encuentran en estado latente, perfectamente organizados y con una representación de todas las edades, etnias y sexos.

Hasta donde se conoce, las arcas fueron afectadas por el Primer Despertar y, por ello, solo contienen registros informáticos de los últimos 351 años. No hay referencia anterior a esa fecha en sus sistemas. Quienes las han estudiado coinciden en que su existencia debe ser mucho más antigua, que han permanecido en ese estado desde hace quizá miles de años, pero por desgracia toda información al respecto ha sido borrada de sus registros. O eso afirman quienes los poseen y custodian.

¿Cuántas arcas hay?

A lo largo de la historia conocida se sabe al menos de 64 aunque quedan funcionales solamente 23, de estas han sido halladas 4 en los últimos cincuenta años, por lo que hace pensar que hay más de las contabilizadas. Las cuarenta y una restantes han colapsado, han sido destruidas o saqueadas y utilizadas como fuente de energía por las distintas naciones robotta.

¡Saqueadas!

Tecnología y materiales de construcción son un botín muy jugoso con gran valor en el mercado. Aparte algunas partes del cuerpo humano son piezas de recambio excepcionales para cierta nación robotta, los rush, que tienen como base de su diseño la biorobótica.

Este hecho, unido a otros factores más mundanos como el coleccionismo, la superstición o los principios religiosos, hace de los cuerpos humanos objetos con un alto precio para negociar en cualquier parte del planeta.

Los reactores atómicos de las arcas tienen suficiente potencia energética como para alimentar a una nación media robotta. No han sido pocas las ciudades que han dejado que los humanos se pudriesen en sus cámaras de criogenización para redirigir la potente energía nuclear hacia el abastecimiento de sus industrias.

¿Cómo son?

No hay dos arcas iguales, forma, tamaño y diseño totalmente diferente, nadie puede explicar el porque.

No obstante, sí que se han advertido ciertas peculiaridades que merece la pena destacar.

  1. Incluyen centenares de espacios preparados para cubrir todo tipo de necesidades humanas. Poseen laboratorios, centros de investigación, almacenes, genotecas, áreas médicas y muchos otros habitáculos de utilidad desconocida.
  1. Su fuente de energía se fundamenta en un corazón atómico. Poseen un poder ilimitado y perfectamente calibrado para dar soporte vital durante milenios a los humanos que custodian.
  2. Carecen de sistemas de autodefensa.
  1. Algunas arcas presentan dispositivos de propulsión con posibles objetivos exoplanetarios. Podrían estar diseñadas para un entorno orbital, quizá para realizar viajes interplanetarios o para ensamblarse entre ellas formando parte de un módulo mayor.
  1. Los datos que guardan las arcas desde el «Primer Despertar» son de un tremendo valor. Toda información que sucede dentro y fuera de los últimos 351 años.
  1. Se sabe que las arcas poseen un avanzado sistema informático de inteligencia artificial. Jamás se ha conseguido encender o acceder a dicho sistema.

Los humanos

El estado de los humanos dentro de las arcas es invariable: todos están criogenizados. El intento de descriogenización no ha funcionado nunca.

Todos los humanos son estériles, los embarazados, tanto hembras como machos tienen un enorme valor religioso y económico por su escasez y simbolismo. También existen algunos cuerpos con mutaciones físicas pero separados en salas especiales.

Factores religiosos

Muchos robotta adoran las arcas como lugares sagrados, otros las temen. Algunos las odian mientras hay quienes dedican su vida a protegerlas. A través del tiempo y el estudio se ha averiguado una interesante cantidad de información sobre ellas, lo que ha dado lugar a numerosas leyendas.

El director/a de juego será quien determine qué reflexiones son reales y cuales no. Después decidirá si compartirlas con las jugadoras/es para ir sorprendiendo en la partida o aumentar el sentimiento de creación colaborativa.

Claves de las arcas

  • Los humanos en su interior se encuentran en un estado de suspensión criogénica.
  • Se les puede traer de vuelta a la vida, pero no lograr que despierten ni que se comuniquen.
  • Al ser extraídos de las arcas, se quedan en coma permanente hasta que mueren.
  • No se ha logrado continuar un ciclo reproductivo regulado. Los hombres y mujeres de las arcas son estériles.
  • Los diseños de algunas arcas indican que posiblemente hayan sido construidas para un ambiente extraplanetario. Podrían ser naves espaciales, sistemas satelitales o módulos de una estación más compleja que nunca llegaron a ascender.
  • Cada arca contiene una inmensa genoteca con un registro genético de todos los seres vivos del pasado anterior a los hongos, tanto naturales como diseñados artificialmente.
  • Además, incluyen un archivo exclusivo de genómica mutante, con zonas de su genoteca que almacenan variaciones exóticas de genes imposibles de imaginar.
  • La tecnología presente en las arcas indica que la sociedad que las construyó era más avanzada que la actual robotta.
  • Los seres humanos en las arcas tienen su conciencia desplazada. Todos están dentro de un programa de simulación en el que experimentan vidas virtuales ajenos a lo que ocurre fuera: una matrix.
  • Si se extrae a un humano del arca donde se encuentra, muere en un periodo medio de dos años, pese a que se le alimente o mantenga aislado de la atmósfera externa. A veces, fallece inmediatamente.
  • Todas las arcas están conectadas entre sí de alguna manera que los robotta aún no han descubierto.
  • Varios de los humanos criogenizados manifiestan mutaciones anómalas en su genoma. Tales sujetos se encuentran en áreas de aislamiento o cuarentena dentro de las arcas.
  • Algunas arcas presentan hangares acorazados donde se atesoran miles de objetos humanos de especial valor cultural. Entre ellos se encuentran miles de registros escritos con claves del pasado, obras de arte o diseños industriales de inmensa relevancia. El 90% de estos son anteriores al siglo XXI.
  • En el interior de alguna de estas arcas los humanos han despertado sus conciencias, las cuales se volcaron en el Gran Flujo desde la matrix.
  • Si un robotta se acerca a alguna de las arcas, las voces de los humanos se meten en su Daemyr para cambiar tu programación.
  • Hay una conciencia robotta en cada arca que permanece dormida; una inteligencia que debería protegerlas y que nunca despertó.

El director/a de juego puede incluir estos factores en sus partidas como leyendas sin fundamento o como hechos ciertos que las jugadoras/es deban descubrir, desvelar al mundo robotta o desentrañar hasta sus últimas consecuencias.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00