fbpx

47. ¿Estudias o trabajas? Soy investigador…

Charlas desde Shadowlands

¡No te pierdas ningún capítulo! Suscríbete usando tu aplicación favorita para podcast


Un miércoles más, en «Charlas desde Shadowlands», seguimos hablando sobre el juego La Llamada de Cthulhu en su séptima edición. Comentamos esta semana las distintas ocupaciones de los investigadores, según el Manual del Guardián.

Seguidamente encontraréis un resumen escrito sobre el tema, y al final, el reproductor de pódcast para que lo podáis escuchar en cualquier lugar.

Y recordad:

No está muerto quien puede yacer eternamente,
y en épocas extrañas hasta la muerte puede morir.

¿Cuál es la ocupación adecuada para nuestro investigador?

Para empezar a tener claro qué ocupación le conviene tener a nuestro personaje, deberemos hacernos una imagen mental de él y pensar en cuál es el concepto que lo define, tras lo cual buscaremos una ocupación que se ajuste a ese concepto y le añadiremos una pizca de color.

Principalmente, la finalidad de la creación del personaje es hacer un pequeño relato de la figura que vamos a interpretar dentro del juego, para que las acciones tengan sentido y el personaje no actúa porque sí. Para caracterizarlo, podemos usar las características, la ocupación, el genero y la edad.

Habilidades de cada ocupación

Cada ocupación posee unas habilidades especificas, así que podemos elegir la ocupación teniendo en cuenta las habilidades que estas tengan, pensando que a nuestro personaje le vendrán bien en su andadura por la aventura. Por ejemplo, una ocupación adecuada para nuestro investigador sería, si queremos que sea una mujer u hombre de acción, alguna que tenga habilidades como Combatir, Lanzar o Trepar (Soldado). Por el contrario, si queremos interpretar a una persona estudiosa, deberemos buscar habilidades como Buscar libros, Descubrir o Psicología (Periodista).

Es importante conocer las habilidades de los demás personajes del juego, así podemos formar un grupo equilibrado, en el que cada uno deba realizar las acciones para las que ha preparado a su personaje. Esto no quiere decir que nuestro personaje, por ejemplo un soldado, no pueda buscar libros en una biblioteca, sino que le costará más encontrar lo que busca, que a uno que tenga esa habilidad.

El Guardián podrá ayudar a elegir las ocupaciones de todos dependiendo del tono que tenga la aventura y lo que esta necesite y sea más adecuado.

Al final, lo importante no es lo que pueda llegar a hacer o no nuestro personaje, lo que mejor sabor de boca nos dejará es cómo lo interpretamos, ya que ayudará a que consigamos la diversión que estamos buscando a la hora de jugar a rol.

Ejemplos de investigador

En La Guía del Investigador encontramos una buena cantidad de ejemplos para nuestros investigadores. Este libro nos ofrece unas veintiocho ocupaciones. La ocupación adecuada para nuestro investigador, puede salir de ahí o también podemos elegir una ocupación que no esté en la lista. Para ello deberemos acotar ocho habilidades, pericias y conocimientos, que deberán existir en la época en la que se vaya a jugar.

Cada ocupación dispone de habilidades, Crédito y Puntos para poder repartir en nuestras habilidades.

  • Abogado: Buscar libros, Contabilidad, Derecho, Psicología, dos habilidades interpersonales y dos habilidades a elegir; Crédito entre 30 y 80; Puntos para habilidades de ocupación (Educación x 4).
  • Escritor: Arte (Literatura), Buscar libros, Historia, Lengua propia, Naturaleza o Ciencias ocultas, Otras lenguas, Psicología, una habilidad a elegir; Crédito entre 9 y 30; Puntos para habilidades de ocupación (Educación x 4).
  • Misionero: Arte/Artesanía, Medicina, Mecánica, Naturaleza, una habilidad interpersonal y dos habilidades a elegir; Crédito entre 0 y 30; Puntos para habilidades de ocupación (Educación x 4).
  • Soldado: Armas de fuego, Combatir, Esquivar, Sigilo, Supervivencia, Trepar o Nadar, y dos entre las siguientes, Mecánica, Otras lenguas o Primeros auxilios; Crédito entre 9 y 30; Puntos para habilidades de ocupación (Educación x 2 + elegir entre Destreza x2 o Fuerza x2).
Habilidades de ocupación, distribuir los puntos

La ocupación nos da una formula para saber cuántos puntos podemos distribuir entre las habilidades de nuestra ocupación. La más común es Educación multiplicada por cuatro, así pues si tenemos una educación de 84 tendremos 336 puntos a distribuir en las habilidades profesionales. También deberemos incluir puntos en Crédito, una cantidad de puntos dentro del cálculo aconsejado que la ocupación nos marque. Por ejemplo, Soldado entre 9 y 30.

En la hoja de personaje se incluyen todas las habilidades e iremos repartiendo y anotando en ella los puntos que queramos distribuir en cada una, y les sumaremos lo que cada habilidad tenga de base. Por ejemplo, Descubrir tiene de base 25%. Más adelante les tendremos que añadir los puntos de interés particular... la tabla viene preparada para incluir la mitad y su quinta parte para tener más agilidad a la hora de las tiradas.

Intereses Particulares

Los investigadores, gracias a sus experiencias y conocimientos por aficiones y características no profesionales, poseerán un cierto numero de puntos para repartir en habilidades, llamados intereses particulares.

Formula para saber cuántos puntos tenemos disponibles (Inteligencia x 2) y se pueden usar en cualquier habilidad.

Crédito

La ocupación dará un Crédito aconsejado a nuestro personaje.

El Crédito determina durante la partida la cantidad de dinero que tiene a su disposición el investigador. También determina el nivel de vida que puede permitirse y la posición social en la que está ubicado. Por ejemplo, un Criminal puede ser un carterista con un Crédito de 9 o un Capo de la mafia con un 90 de Crédito.

Tenemos seis niveles: Cada uno nos dará un dinero, propiedades y un nivel de gasto.

  • Indigente: crédito 0
  • Pobre crédito: 1 a 9
  • Medio crédito: 10 a 49
  • Adinerado crédito: 50 a 89
  • Rico crédito: 90 a 98
  • Inmensamente rico: crédito 99

 

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 items - 0,00
A %d blogueros les gusta esto: